‘Soul’ es una gran película, sí, pero ‘Wolfwalkers’ necesitaba más ese Óscar

‘Soul’ es una gran película, sí, pero ‘Wolfwalkers’ necesitaba más ese Óscar

Una vez más llegamos al final de la temporada de premios con los Oscar, que se celebró este año debido a la pandemia y se llevó a cabo en condiciones excepcionales con un resultado poco común. La 93 edición de los Oscar terminó con una trayectoria muy dispersa y variada, pero como siempre no faltaron decisiones cuestionables y ninguna en la lista de ganadores.

Este año, una de las categorías más comentadas fue la de mejor película animada. El premio fue otorgado entre Soul del renombrado e infalible Pixar y Wolfwalkers, una pequeña película irlandesa en 2D que fue popular entre los amantes del cine de animación tradicional. Ambas son grandes películas, pero la academia terminó funcionando como de costumbre y, como era de esperar, devolvió la estatuilla a Pixar.

Sin duda un merecido Oscar, pero uno que invita a reflexionar sobre el problema de estos premios con películas de animación: les gusta lucir bien, sugiriendo propuestas alternativas que están lejos del cine más comercial, y al final siempre eligen lo más conservadora y hollywoodiense.

Póster publicitario de Wolfwalker (Cartoon Saloon / Apple TV)

Como tal, la categoría de Mejor Película de Animación existe desde 2001, año en que Shrek fue el primer ganador de este premio. Desde entonces, solo dos películas que no fueron filmadas en CGI han recibido el premio, El viaje de Chihiro en 2002 y Wallace y Gromit: The Curse of the Vegetables en 2005. Esto es, por supuesto, una clara indicación de la tendencia que ha estado en el cine comercial. Desde entonces impera a finales de los noventa, el cine digital sustituyó casi por completo a la animación tradicional.

Sin embargo, hay varios estudios que han intentado (y luchado) mantenerse a flote y evitar que el arte de la animación, que es totalmente hecho a mano, desaparezca por completo. En los últimos años los Oscar han reconocido el esfuerzo de estas productoras al nominar muy a menudo títulos de animación 2D o stop-motion y películas de producción europea o asiática que compiten con los grandes éxitos de taquilla de las majors de Hollywood. Pero tenían pocas posibilidades reales de ganar contra el monopolio de Disney.

En esas dos décadas de la categoría ha habido nominaciones para Studio Ghibli (Howl’s Moving Castle, The Wind Rises, The Memory of Marnie, The Tale of Princess Kaguuya, The Red Turtle), Laika (The Worlds of Coral, The Boxing Rollers, Kubo y los dos hilos mágicos, Mr. Link: The Lost Origins), Aardman (Pirates!, Shaun the Sheep: The Movie), las películas de Wes Anderson Fantastic Mr. Fox e Isle of Dogs o varias apuestas de otros estudios como Persepolis, The Ilusionista, Das Life of Zucchini, Mirai, Loving Vincent o el Chico español & amp; Rita.

A todos ellos llega el pequeño productor de la película que nos ocupa hoy, Cartoon Saloon, un estudio irlandés dirigido por Tomm Moore, Nora Twomey y Paul Young que trabaja para gemas como El libro secreto de Kells, La canción del mar, y The Song of the Sea es responsable de The Bread of War., todos nominados a un Oscar. Su último trabajo, Wolfwalkers, llegó a nuestras pantallas a fines de 2020 a través de la plataforma Apple TV +, donde no ha hecho más que recibir elogios y aplausos, a pesar de estar en una ventana minoritaria mucho más pequeña que Disney + o Netflix.

Durante toda la carrera por el Oscar, Wolfwalkers estuvo muy igualado con la película que tenía todas las papeletas para ganar el galardón, Soul, aunque era posible que él diera la sorpresa y Pixar se llevara el galardón (los dos arrasaron en Annie con cinco o más. siete premios). Sin embargo, no podía ser que la academia hubiera honrado a Disney / Pixar durante un año más, dejando una propuesta más humilde pero igualmente digna a las puertas de la fama. Y ya son 11 los Oscar por el estudio de Coco and Onward (también nominado este año) y un total de 14 para su dueño Disney, de los 20 que se han premiado en esta categoría hasta el momento.

El caso Soul-Wolfwalker es muy similar a lo que les sucedió a Klaus y Toy Story 4 el año pasado. La aclamada película de animación española se convirtió en una de las favoritas para vencer a los estudios de Emeryville, pero finalmente la secuela de Pixar volvió a poner al gato en el agua, para disgusto de los amantes de la animación que esperaban que la academia recompensara la originalidad y frescura de la película navideña de Netflix que también lo haría. tener el único ¿Dónde está mi cuerpo? Con Wolfwalkers, los Oscar tuvieron otra oportunidad de disfrazar la animación tradicional, pero nuevamente prefirieron darle el premio a Disney / Pixar y nos dejaron con miel en los labios.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Pero ojo, antes de que me malinterpretes, esto de ninguna manera es un ataque o degradación de Pixar, nada más lejos de la verdad. De hecho, Soul fue una de mis películas favoritas del año pasado (no solo en la categoría de animación, sino en general), y tengo una gran debilidad por el estudio, que rara vez falla y solo produce obras maestras clásicas modernas. Hausen – Serie de casas embrujadas de Sky Germany y Sky Studios – Promoción de primer vistazo + Comunicado de prensa. Si Pixar suele ganar es porque hacen muy buenas películas. Pero esa es exactamente la razón por la que la academia se ha asentado y no parece muy abierta a abrir la puerta a otros posibles ganadores.

Y lo peor de todo, estas películas necesitan mucho más que Disney. El cine de animación 2D y el stop motion luchan por sobrevivir en un panorama donde las películas solo para ordenador dominan en la taquilla (y más si llevan el sello de Disney) y perduran las apuestas más tradicionales y alternativas como Restos de un cine anterior. Productoras como Laika, Aardman (que también fue nominada este año por la oveja más joven Shaun. La película: Granjaguedón) o Cartoon Saloon apuestan por preservar lo tradicional a través de ideas originales que mantienen vivo el espíritu del dibujo artesanal. Sin embargo, no parece suficiente que sean vistos como algo más que nominados comodín.

Soul es sin duda una gran película, un concepto original y estimulante, perfectamente ejecutado y visualmente impactante. Es decir, 100% Pixar. La película de Pete Docter, que también ganó el Oscar a la Mejor Música Original, se proyectó con gran expectación en Roma y Cannes, fue un éxito en Disney + y fue recibida con los brazos abiertos por la crítica y el público, por lo que el premio a la mejor película de animación es un resultado lógico y coherente. Pero eso no significa que Wolfwalker se haya beneficiado mucho más de este Oscar.

Wolwalkers es un cuento de hadas adorable y delicioso, impregnado de folclore y magia irlandeses, y cautivador por su sensibilidad y belleza. Un dibujo valioso muestra en todos los niveles y en cada línea el gran trabajo de amor, devoción y esfuerzo que lleva consigo. y una conmovedora historia sobre la relación entre el hombre y la naturaleza, la amistad y el cambio generacional, cuyo mensaje ecológico sobre el amor y el respeto a todas las especies -muy en línea con el cine de Hayao Miyazaki- es profundo. No es solo una fiesta para los sentidos, sino también una historia bien fundamentada que invita tanto a niños como a adultos a reflexionar y les hace sentir que han visto algo muy especial. En definitiva, una obra de arte en todos los sentidos.

Así que me decepcionó cuando se anunció que Soul era el ganador, a pesar de que, insisto, Pixar es una gran película y no tengo la intención de comprometer su triunfo. Y no estoy solo en mi reclamo. La derrota de los Wolfwalkers ante el todopoderoso Disney decepcionó a muchos entusiastas del cine de animación tradicional que esperaban que la academia se saliera de forma este año y que los estudios que ama nominar lucieran bien pero nunca terminen, el impulso decisivo valdría la pena.

Las nominaciones para productoras como Ghibli, Laika, Aardman o Cartoon Saloon ayudan a visibilizar la animación 2D y el stop-motion de cara al monopolio del cine, que proviene exclusivamente de los ordenadores que triunfan en Hollywood, pero hace falta más de una iniciativa siempre. termina en cosmética. Wolkwalker y Soul eran ambos dignos de un Oscar, pero este último lo necesitaba más. Con los estudios de arriba luchando contra viento y marea para sobrevivir económicamente, el Oscar puede dar el impulso tan necesario siempre que la película en cuestión lo merezca. Y los Wolwalkers se lo merecen.

Es la eterna batalla entre David y Goliat de la caricatura. Por el momento, David no logró su victoria. Solo espero que no se rinda.

Más historias que te pueden interesar:

Nominado tanto a un Oscar como a un Razzie: así es como algunos premios pierden credibilidad The Nevers – Joss Whedon abandona el drama de ciencia ficción de HBO.

Los Oscar caen en el año de la pandemia, pero mueren fatalmente

Cuando un pulpo ganó el Oscar, fue el inusual protagonista del documental ganador de Netflix

FILED UNDER: tv