La película infravalorada de Disney a la altura de sus grandes clásicos de los 90

La película infravalorada de Disney a la altura de sus grandes clásicos de los 90

De Alberto Cano. – Después de una década sin pisar la pelota, Disney se ha adentrado en los 90 con muchos de los clásicos más populares de su filmografía. La Bella y la Bestia, Aladdin, El Rey León, Pocahontas, El jorobado de Notre Dame, Hércules, Mulan o Tarzán son títulos recordados y admirados por todos los que crecimos en esa década. Sin embargo, cuando se habla de Disney en los 90, rara vez se menciona a Goofy and Son, la película que salió en 1995 se centró en la relación padre-hijo del fiel amigo de Mickey Mouse, Max, su hijo.

Y creo que es un grave error, porque considero que es una de las producciones más tiernas, divertidas y efectivas de la compañía. Y sí, creo que está al nivel de los grandes clásicos de esa década.

Imagen del póster de ‘Goofy and Son’ (Copyright Walt Disney)

Pero, ¿por qué no se considera tanto y se olvida un poco? Tal vez porque incluso la propia Disney no puede apreciar su producto. Para empezar, Goofy and Son se planteó como una pequeña producción realizada por DisneyToon Studios, que ahora descartó la división de la empresa encargada de la secuela directa para el mercado nacional u otras películas más pequeñas. DisneyToon acababa de comenzar su carrera con DuckTales: The Movie – Treasure of the Lost Lamp, una secuela de la gran pantalla de la serie DuckTales de finales de los 80, por lo que Disney quería repetir el paso y hacer lo mismo con The Goofy Troop, serie entre 1992 y 1993 expuesta al personaje de Goofy y su hijo Max.

Así nació Goofy and Son, pero a diferencia de la película Duck Adventures, que todavía se consideraba un capítulo largo, esta película supo encontrar la clave para expandir el universo de la Tropa Goofy sin caer en la reincidencia. Su argumento se centró en la adolescencia de Max, ya que Goofy no aceptaba los cambios que trae la vida y temía quedarse solo y fallar en su misión como padre. De esta forma, emprenden un viaje por todo el país para estrechar los lazos, un viaje en el que se dejan caer muchas reflexiones vitales, en el que juegan a hablar sobre el miedo a equivocarse, el miedo al cambio o dejar los momentos. detrás. construye nuevos recuerdos. Y es que Goofy and Son es una película que trata sobre la vida.

Debo admitir que el personaje de Goofy nunca fue fruto de mi impresión. Siempre me amó, pero sus continuas bromas basadas en su torpeza eventualmente me abrumaron. Que esta película haya logrado escapar de este obstáculo y agregar más rasgos humanos y más profundidad emocional a este mítico personaje de Disney es otra razón por la que vale la pena admirarla. Pero además, este equilibrio entre lo cómico y lo emocional también se beneficia de una historia que mezcla lo mejor del cine secundario y juvenil de los 80 y 90 con una road movie de aventuras, permitiendo que una película sea accesible a cualquier tipo de público. Los niños pequeños que quieren disfrutar de las bromas de Goofy, los adolescentes que quieren ver una comedia de la escuela secundaria o los adultos que buscan algo más que entretenimiento, pueden encontrar cumplido su deseo en Goofy and Son.

Pero aparte de lo que cabría esperar de una buena producción animada de Disney, Goofy and Son tiene un apartado musical desgarrador. No solo sus canciones parecen estar a la altura de los grandes himnos de la compañía, sino que también me atrevo a calificar como la canción más pegadiza y agradable jamás hecha en la casa de Mickey Mouse. Desde que lo vi por primera vez en la sala de Cine Disney que emitió Telecinco el sábado por la tarde a finales de los 90, no podía sacarme las letras y melodías de la cabeza. La actuación de Max en el Stand Out Rhythm Institute, el final de un concierto masivo Eye to Eye o esa escena de la autopista con varios personajes cantando Together on Excursion, … todo me parece un completo deleite.

Es cierto que se pueden reconocer las deficiencias de una producción de bajo presupuesto, pero sin embargo la singularidad detrás del enfoque de sus secuencias y el buen uso de sus pocos recursos la hacen muy superior al resto de productos que ha elaborado. Estudios DisneyToon. Exactamente, en las secuencias musicales es donde más sale el buen hacer que hay detrás, que también se puede ver en la ingeniosa implementación de cameos y referencias al universo Disney.

No tiene la épica de otros clásicos como El Rey León, Tarzán o Hércules o la pasión por la belleza en Bestia, Aladdin o Pocahontas, pero no la necesita. En cambio, tiene una hermosa historia de amor entre padre e hijo. Con una lección de vida y una aventura familiar para cada público que merece casi la misma consideración que uno de los grandes éxitos de esa década. Lamentablemente, con todos los productos del Universo Mickey con los que nos bombardean cada año y con su naturaleza de baja producción, apenas se recuerda su existencia. También es cierto que en ese momento tuvo una fría acogida después de recaudar solo $ 35,3 millones en Estados Unidos, pero nunca es demasiado tarde para reclamarlo como se lo merece. Por supuesto, si quieres, puedes encontrarlo en el catálogo de Disney +.

Más historias que te pueden interesar:

Más historias que te pueden interesar:

Ni ‘Ben-Hur’ ni ‘Quo Vadis’: mi película de Pascua favorita es ‘El príncipe de Egipto’ SpoilerTV Reader Renovar / Cancelar predicción ENCUESTAS 2020/21 – Programas de FOX.

La secuela de ‘El mago de Oz’ con la que Disney aterrorizó a los niños desde los 80

La cultura de la cancelación llega a los Looney Tunes

FILED UNDER: tv