¿Es apropiada la celebración de la vida y el alcohol que propone ‘Otra ronda’?

¿Es apropiada la celebración de la vida y el alcohol que propone 'Otra ronda'?

Por Alberto Cano – Debemos celebrar poder disfrutar de experiencias cívicas como Otra ronda en cinemas. En medio de una pandemia en la que plataformas como Netflix, Amazon o HBO dominaban el consumo audiovisual, la supervivencia de la experiencia comunitaria viendo una película que celebra la vida se siente como una realización del poder sensorial del séptimo arte y de los muchos que son. más intenso cuando se disfruta en una habitación rodeada de gente.

Sin embargo, Another Round es una apuesta tan divertida como inteligente, melancólica, pero también contradictoria. Liderada por el galardonado director danés Thomas Vinterbeg, el bestseller ganador del Oscar a Mejor Película Internacional incluye detalles problemáticos sobre su superficie, consecuencia de ser una película que no juzga sus debates y se duerme en sus propios excesos.

Fotograma de ‘Another Round’ (Henrik Ohsten, Bteam Pictures)

Otra ronda nos regala un extraño experimento frente a su personaje principal, cuatro profesores de secundaria de mediana edad liderados por Mads Mikkelsen que pretenden demostrar que el nivel de alcohol en su cuerpo puede mejorar su desempeño en el día a día. Presenta los excesos de la vida, la crisis de la mediana edad y sus penurias, el contraste con la juventud y el carácter lúdico del consumo de alcohol. Pero Vinterberg no pretende ser crítico, sino que huye de las historias excesivas sobre la tragedia del alcoholismo con un enfoque más crítico y le da a la audiencia rienda suelta para sacar sus propias conclusiones.

Pero termina volviéndose contra ella. Al fin y al cabo, sigue siendo una historia que se ve en innumerables ocasiones en las que es fácil tomar la dirección de los acontecimientos, y sin debatir directamente ninguno de sus temas, sigue siendo una superficie. producción.

Sí, las terribles consecuencias del alcohol se muestran en las tramas de su personaje, pero no hay críticas claras en ningún momento. Y cuando llega a su fin, Vinterberg parece más interesado en presentar el consumo de sustancias alcohólicas como crítico y liberador que criticar una vida centrada en el exceso. Y creo que ese es el gran problema de Otra Ronda, porque más que una celebración de la vida, se romantiza el consumo excesivo.

En parte, entiendo que Vinterberg eligió este deseo y huyó del drama y la tragedia. Justo al comienzo de la producción de la película en mayo de 2019, se vio obligado a enfrentar la muerte de su hija Ida, de 19 años, en un accidente de tráfico. Su ex esposa, que estaba al volante, conoció a un conductor que le arrancó el teléfono móvil y, aunque ella sobrevivió, su hija murió en el mismo impacto.

Avanzar, abrazar la vida y celebrar la bondad hacia él a pesar de la tragedia, fue lo que hizo que el director hiciera esta película. De hecho, Mads Mikkelsen admitió que el proyecto ha cambiado mucho con respecto a lo que le presentó Vinterberg hace años. “Eran pensamientos sueltos sobre el alcohol, el efecto que tenía en las personas”, explicó la protagonista Otra Ronda a Cinemanía. «Pero luego cambió y cuando leí el guión lo estaba esperando. No se trataba de alcohol, se trataba de aceptar la vida, no estar celoso del pasado o del futuro, estar a gusto con el presente. «

Pero … ¿justifica la ingesta excesiva de alcohol? Analízalo desde el núcleo y el secreto de su historia, pero examina su mensaje de disfrutar la vida a base de excedentes, cuando tenemos problemas. Al comentar la película con amigos me encontré con visiones dispares que confirman lo contrario, criticando cómo el alcohol actúa como refugio de problemas hasta el punto de normalizar, pero creo que esta justificación se desmantela ya que por la falta de juicio se muestra filmar sin comprometer. en debates. Es decir, la estrecha relación que establece entre aceptar la vida como un todo y el consumo de bebidas alcohólicas sin justificar su exceso. Porque, si bien Otra ronda funciona muy bien como un himno a la vida sin debates morales, es su falta de crítica de los peligros de demasiados lo que hace que nuestro mensaje final sea cuestionable.

Si Another Round ha llegado tan lejos en la temporada de premios, no es por el análisis banal que hace sobre el consumo de alcohol, sino porque es inevitable quedarse dormido ante una propuesta muy agradable. Como dije al principio, es una experiencia cívica para estos tiempos de pandemia. Su escena final con Mads Mikkelsen seguro que seguirá muy dedicada a bailar al ritmo de What A Life with Scarlet Pleasure y entregarse al exceso en la memoria colectiva por su carácter frenético y muy festivo.

Pero no debemos ignorar su enfoque problemático: ¿aceptar la vida siempre que se necesite recurrir al exceso de alcohol? Creo que hay muchas otras formas de hacerlo.

Más historias que te pueden interesar:

Más historias que te pueden interesar:

Nominada a los Oscar 2021 pero gratis en las universidades: el movimiento contra el abuso sexual ‘Joven prometedora Truth Be Told - Season 2 - Kate Hudson to Star.

Rescatan una inquietante versión de ‘It’ made in India en redes sociales

Amanda Seyfried, víctima de un ataque de pánico a pesar de su éxito

FILED UNDER: tv